06 noviembre 2006

SADAM

No estoy de acuerdo con ningún dictador, aunque sean demócratas, ni con ningún asesino, ni con el uso de la justicia a beneficio del que juzga, ni se pueden cambiar las leyes para juzgar según qué casos. Si se está en contra de los abusos, será en contra de todos. Pasa lo mismo con todo, las armas nucleares, o son buenas o son malas. O matar.

Europa sigue perdiendo el tren de la diferencia, si algo ha destacado en ella, desde sus orígenes, ha sido su pensamiento. Desde los presocráticos. Hay que ser coherente. Si aquí no existe la pena de muerte, lo lógico es que Europa levante la voz y haga que esa condena a muerte se conmute por una pena de los años que sean, IGUAL QUE LA JUSTICIA EUROPEA.

Si ahorcan a este dictador, y Europa no hace público un comunicado oficial de condena, se habrá perdido un poco más de dignidad.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

ESTOY CONTIGO.

michael dijo...

Estoy completamente de acuerdo, pero lamentablemente echamos de menos algo más de criterio uniforme y cohesión dentro de la Unión Europea, pero no sólo en este asunto. Será que todavía llevamos poco tiempo y, sobre todo, que aún es muy escaso el sentimiento europeo entre los muchos millones que la conformamos.