08 septiembre 2009

JOVENES, ASÍ OS QUIEREN.

Ya lo escribí en este blog el 2 de noviembre de 2006, no es lo mismo hacer una cosa mala en un lado que en otro de este país. En Euskadi ese hecho se juzga como terrorismo y en Pozuelo como acto vandálico. Esto como se ve no es justicia. Se llama de otra manera.
Lamento ser ciudadano de un país que tiene una justicia que hace esos distingos tan grandes, pero también siento tener que ver a una generación de chavales a la que padres de mi edad nos los hemos cargado, hemos conseguido que sean tan autómatas como los personajes de Orwel.
De pequeños no se les ha dejado divertirse en la calle, mejor que no salieran de la urbanización, cuidado con los compañeros, que peligrosos eran nuestros juegos (rescate, escondite, burro, futbol, en el suelo a la lima, al gua, a las chapas, se podía jugar a las tabas y no daba asco), la merienda caia al suelo y ´tu madre le quitaba la tierra y seguias comiendo, que es eso de que una maestra o un profesor le peguen a mi hijo, eso ya me lo hacían a mí, a mi hijo sólo le toco yo (mentira, ni un pescozón), hijo celebra tu cumpleaños con el mayor número de niños, sean o no tus amigos, así tendrás más regalos, toma hijo, que te voy a comprar una consola nueva, que es mejor que la del año pasado. Al niño hay que comprarle de todo, que no se 'frustre', no le pase como a mí, que estoy frustrado a consecuencia de que mis padres no me dieran de todo.
Les hemos dado de todo por un espíritu consumista nuestro, se ha ido caiendo cada vez más en el egoismo y eso es lo que ha hecho que nos hayamos cargado la 'juventud' Siento decir esto: pero la generalidad de los jóvenes españoles no sois rebeldes ni revolucionarios. Y una sociedad requiere la fuerza de la juventud para cambiar las cosas. Habéis dejado que os anestesien con alcohol, drogas y televisión. Lo verdaderamente revolucionario es no beber, no drogarse, saber usar internet o la televisión, salir a la calle para reclamar los derechos que tenéis (mejor educación, vivienda digna, trabajo, alternativas al ocio, libertad de opinión, etc.). Estáis manipulados. A los gobiernos de paises como éste, que no atienden a los derechos de los ciudadanos, les interesan jóvenes como vosotros: anestesiados, cómodos, “niños perpetuos” que sustituyen el biberón por la botella (pagados ambos por sus papás).