27 octubre 2009

NOSOTROS SOMOS LA CRISIS.

Nunca el mundo ha conocido un momento con menos guerras, menos hambrunas y menos muertes que ahora. Dicho esto, tampoco ha habido mayor riqueza concentrada en pocas familias y/o paises. Con los beneficios que obtienen unos cuantos, se podrían paliar las situaciones precarias de más de tres cuartas partes del mundo. Pero hay mucho egoismo e hipocresía por parte de todos.

La forma de comportarse los poderes no es diferente a cómo lo hace el resto de la población. El domingo día 25 de octubre, la 2 de TVE emitía un programa sobre una enfermedad degenerativa del sistema nervioso, la ELA. Ahí me enteré de que una persona que no puede mover ninguna parte de su cuerpo, que tiene un cien por cien de necesidad de ayuda (ya no puede ni hablar), aún no ha recibido ni un euro de ayuda para paliar la dependencia. Pero nadie de toda la gente que me rodea vio ese programa. Habría cosas más interesantes. Ahora bien, seguro que si alguién les pidiera un euro para ayudar a esa persona, lo darían.

Últimamente se dá un fenómeno curioso en el metro. Lo podemos observar quienes vamos en transporte público compartiendo espacio con los inmigrantes en vez de ir cómodamente cada uno en su coche (me encantaría que todos fuéramos en coche para así colapsar las calles). El caso es que la gente entra en el vagón, se queda en la puerta y no avanza hacia el interior del mismo (lo que antes pasaba en los autobuses).

Cuando hace unos meses contaba a la gente que me rodea que me había enfrentado violentamente con un tipo que estaba pegando a una mujer, me dijeron que estaba loco y que había que tener cuidado de que no me pasara nada. Sólo uno me dijo que él habría hecho lo mismo.

A la mayoría de las personas les preocupa más la muerte de menos de 1000 personas por la llamada gripe A, que la de un millón y medio, sólo en América del Sur, por las llamadas 'enfermedades olvidadas' (las que están erradicadas en nuestro primer mundo) como diarrea, cólera, tuberculosis, malaria, etc.

A cuanta gente le preocupan las hambrunas en el mundo o la situación de holocausto de los palestinos por parte de los judíos, teniendo problemas como no poder cambiar de coche, no poder viajar, seguir con el mismo teléfono, o tener a su hijo con sólo cuatro pares de deportivas al año.

Está claro que preocupa más un reality show o una separación o una serie de niñatos inmaduros, que adquirir información que cree conciencia sobre algo que afecte a personas que están a cincomil quilómetros. Este es el pensar de la gente en general y no es ni más ni menos que el de los dirigentes de los paises o el de los grandes imperios económicos. A los mezquinos, las cosas importantes les preocupan poco, tan poco como que no entre más gente en el metro que ellos, o que un tío esté pegando a una mujer, o que la gente se muera de tal o cual forma. Son cosas que no van a salir en la televisión o periódicos. No interesa tampoco a los que controlan los medios de comunicación. De vez en cuando todos podemos ayudar y salir ganado haciendo un programa benéfico. Yo me entretengo y pago algo, la televisión entretiene y gana dinero.

Quien quiere vender pisos y ganar mucho dinero, qué hace, pues te da el piso y te deja el dinero. Te tiene pillado y vas a pagar el dichos piso con creces (luego resulta que según la Constitución, todos tenemos derecho a la vivienda). Igual se hace con las ayudas a paises necesitados, se les deja dinero y se les obliga a aceptar la entrada en su territorio de las grandes multinacionales. Ganan mucho más dinero con la explotación de recursos a cambio de las ayudas. Todos deberíamos dejar de lado las posturas egoistas.
...
Con estos escritos no voy a conseguir nada. El egoista va a seguir siéndolo, yo he tenido una educación, en la que creo, a la que he tratado de ser fiel educando a mis hijos en ella. Y ahora me tocará sufrir, pero no educar a los mediocres.

Ya me he quedado a gusto.

08 septiembre 2009

JOVENES, ASÍ OS QUIEREN.

Ya lo escribí en este blog el 2 de noviembre de 2006, no es lo mismo hacer una cosa mala en un lado que en otro de este país. En Euskadi ese hecho se juzga como terrorismo y en Pozuelo como acto vandálico. Esto como se ve no es justicia. Se llama de otra manera.
Lamento ser ciudadano de un país que tiene una justicia que hace esos distingos tan grandes, pero también siento tener que ver a una generación de chavales a la que padres de mi edad nos los hemos cargado, hemos conseguido que sean tan autómatas como los personajes de Orwel.
De pequeños no se les ha dejado divertirse en la calle, mejor que no salieran de la urbanización, cuidado con los compañeros, que peligrosos eran nuestros juegos (rescate, escondite, burro, futbol, en el suelo a la lima, al gua, a las chapas, se podía jugar a las tabas y no daba asco), la merienda caia al suelo y ´tu madre le quitaba la tierra y seguias comiendo, que es eso de que una maestra o un profesor le peguen a mi hijo, eso ya me lo hacían a mí, a mi hijo sólo le toco yo (mentira, ni un pescozón), hijo celebra tu cumpleaños con el mayor número de niños, sean o no tus amigos, así tendrás más regalos, toma hijo, que te voy a comprar una consola nueva, que es mejor que la del año pasado. Al niño hay que comprarle de todo, que no se 'frustre', no le pase como a mí, que estoy frustrado a consecuencia de que mis padres no me dieran de todo.
Les hemos dado de todo por un espíritu consumista nuestro, se ha ido caiendo cada vez más en el egoismo y eso es lo que ha hecho que nos hayamos cargado la 'juventud' Siento decir esto: pero la generalidad de los jóvenes españoles no sois rebeldes ni revolucionarios. Y una sociedad requiere la fuerza de la juventud para cambiar las cosas. Habéis dejado que os anestesien con alcohol, drogas y televisión. Lo verdaderamente revolucionario es no beber, no drogarse, saber usar internet o la televisión, salir a la calle para reclamar los derechos que tenéis (mejor educación, vivienda digna, trabajo, alternativas al ocio, libertad de opinión, etc.). Estáis manipulados. A los gobiernos de paises como éste, que no atienden a los derechos de los ciudadanos, les interesan jóvenes como vosotros: anestesiados, cómodos, “niños perpetuos” que sustituyen el biberón por la botella (pagados ambos por sus papás).

21 julio 2009

AYUDA A PAISES EN DESARROLLO

Hay quienes siguen pensando, como yo y Mao Tsetung, que es preferible enseñar a pescar a dar peces. Interesante texto de gente que saben lo que dicen y no son sospechosos de fascistas.

"RED por la JUSTICIA FISCAL
Tax Justice Network

El dinero que, por la intermediación de los paraísos fiscales, sale de los países en desarrollo corresponde aproximadamente a diez veces la ayuda al desarrollo que reciben. Lo afirma un Informe del gobierno noruego publicado el 18 junio 2009; que también reconoce que el dinero ilícito que fluye desde los países en vías de desarrollo hacia los paraísos fiscales excede con mucho, por ejemplo, a la ayuda al desarrollo o a las inversiones directas en esos países. Así se explica el enorme sector bancario de las Caimán que disponen de unos activos internacionales que totalizan 700 veces su PIB; mientras los activos nacionales e internacionales de los bancos noruegos se corresponden con 1,3 veces el PIB y los de los bancos de la Eurozona alcanzan 2,5 veces el PIB conjunto."

17 julio 2009

CHSF

Imagen que dará mucho que hablar

NO PEGAR A LOS NIÑOS

Este cuento va directo a una persona, nunca lo leera, tiene cosas más importantes en su vida que la felicidad de su hijo, alimentar su egoismo. Pero creo que sirve para mucha gente, y si conseguimos que solo uno deje de pegar, ya estaremos de enhorabuena.


En La Bañeza, a principios del mes de junio de 1929, mi venerado Juan, madrileño, se encontró, entre las pertenencias de su madre, Carmen, un manuscrito de Gonzalo el Apostata, fechado en el 2002. Hay que imaginarse la sorpresa que se llevó este hombre, no tenía sentido que alguien hubiera escrito algo que sucedería varios siglos después. En su oscura y valerosa historia abundan los hiatos. En la mesa de la cocina había una vela que le ayudaba a leer (yo miraba desde una rendija de la puerta pero no veía nada). Cuando terminó, dejó los papeles en la mesa y apoyó la cabeza sobre las manos. Hacia 1868 lo sabemos de nuevo en el Pergamino: casado o amancebado, padre de un hijo, dueño de una fracción de campo. No vertía lágrimas por lo que ponía, el tiempo, el tipo de escritura y el idioma, le impedían entender nada (por esta razón no se transcribe aquí el contenido del pergamino). Lloró al ver que su abuela Marina era la que había escrito en los huecos en blanco, eran notas de una familia maltratada. En 1869 fue nombrado sargento de la policía rural. Había corregido el pasado; en aquel tiempo debió de considerarse feliz, aunque profundamente no lo era. Hablaba de cómo su marido la pegaba, de cómo pegaba a sus dos hijos, sin atender a razones, ‘hoy tocaba’. A Juan le venían recuerdos de su infancia, también su padre le pegaba, con el matiz de que aquel era militar y este era licenciado. El matiz hay que considerarlo, pues no en vano se había pasado una dictadura, había una democracia, las mujeres votaban y en la calle o en cualquier foro, se podía discutir libremente del tema que fuera. Nadie iba a la cárcel por opinar, pero su padre le pegaba, desde antes de cumplir un año, era su método para educar. (Lo esperaba, secreta en el porvenir, una lúcida noche fundamental: la noche en que por fin vio su propia cara, la noche en que por fin escuchó su nombre. Bien entendida, esa noche agota su historia; mejor dicho, un instante de esa noche, un acto de esa noche, porque los actos son nuestro símbolo). Todo esto se le agolpaba en la cabeza, recordaba la forma de gritarle, la mano levantada continuamente, el grito amenazador, el castigo de diario. Su abuela escribía con tristeza como había visto a su hija, niña criada en el maltrato, como descargaba sus iras en su pequeñín, en Juan, como seguía los sistemas educativos (así se dice ahora) de su marido. Iba a decirle algo a su hija, pero ésta le recordaba a la mano larga de su marido y no se atrevía. Cualquier destino, por largo y complicado que sea, consta en realidad de un solo momento: el momento en que el hombre sabe para siempre quién es. Marina veía cómo mi padre y mi madre me maltrataban. La historia se repetía. La abuela, escribía, que "no lloró la muerte de su marido". Sus hijos no sabían si lloraban por pena o por recuerdo de tan malos momentos, nadie le echaba de menos, les dolía el no haber tenido un PADRE, alguien que les protegiera, todo era ‘por su bien’. Carmen y su marido, los padres de Juan, iban por el mismo camino. Pero esto sucedía cuando la abuela escribía esas líneas. Cuéntase que Alejandro de Macedonia vio reflejado su futuro de hierro en la fabulosa historia de Aquiles. Hoy, Juan, no recuerda nada de su padre, sólo sus palizas (por sistema, como método de enseñanza, manu militari). Sin embargo, su madre le quiere. Hablan todos los días y, de vez en cuando, le cuenta cosas de los sitios donde vivió de joven, nunca habla de su padre, al hacerlo cambia la cara. Yo nunca le pregunto por él. Le hubiera gustado tener un padre como todos los amigos: cariñoso, tierno, protector, un poco cómplice, un padre. Con su hija, Juan, no ha querido que se repitiera la historia, sencillamente la quiere.

Ah, cuando Juan salió al balcón, me acerqué a ver qué tenían esos papeles que había dejado sobre la mesa, solo recuerdo cinco palabras: "Gracias mamá. Tu hija Carmen"

P.D. A Jorge Luis Borges, gracias.

14 junio 2009

LA ANÉCDOTA DEL VIAJE A TRESVISO

Mi amigo Jose Antonio y yo acabamos de regresar de Tresviso (Cantabria) donde hemos pasado este puente. La montaña cada vez te sorprende más, es muy bella, encierra rincones y vistas indescriptibles, sensaciones que no se pueden plasmar en una foto, ni vídeo, ni una detallada descripción.

El primer día después de llegar, a sugerencia de un guía de montaña (seguro que nos vio como unos Oliazabal), realizamos un recorrido largo, duro y peligroso. "La Pasá del Picayo desde Tresviso" (6,7 km), "San Esteban de Cuñaba-Urdón" (casi 6 km) y desde "Urdón a Tresviso" (13,6 km). Total 26 kilómetros, de ellos, 20 están catalogados de dificultad ALTA. En la 'Pasá' había zonas con cable, y en algunos casos con dos cables (a la pared y al precipicio), pero había otras zonas igual de peligrosas que no tenían cable, si te caias, tropezabas o cualquier cosa, la caida MÍNIMA era de 300 metros.

NI LO SABÍAMOS, NI PONÍA NADA EN LA GUÍA, NI EL GUÍA NOS AVISO DE LO ¡¡¡TAN PELIGROSO COMO ERA!!! ESTE TRAMO.

(foto a 750 m de caida libre sobre la carretera que va a Potes. No hay cable)


En esos tramos no se habla, se respira con mucha cautela, sólo se mira al suelo, nunca al vacío, los músculos están sobre-tensionados, esperando a que se les pida una respuesta rápida. Toda atención es poca. TE VA LA VIDA EN ELLO (como en la canción, pero aquí es verdad, no hay metáfora). En San Estebán, pueblo asturiano bellísimo, comimos bocata, bebimos y siesta de una hora.

Un cartel en la plaza de este pueblo dice que la FEDERACION ESPAÑOLA DE DEPORTES DE MONTAÑA: "NO TIENE HOMOLOGADO EL PR-29 'PASÁ DEL PICAYO' POR SER MUY PELIGROSO". A buenas horas. Y que lo avisen al comienzo de las dos partes CON RÓTULOS MUY GRANDES. "AVISO: EN ESTE TRAMO, SI VD. SE CAE O RESBALA, SE CAERÁ POR UN PRECIPICIO, SÓLO LE PODRÁ RESCATAR UN HELICÓPTERO DE PROTECCIÓN CIVIL, Y EN EL HOSPITAL DE SANTANDER LE ESPERARÁ EL JUEZ FORENSE" (más o menos).

Marchamos por carretera a Urdón y desde aquí iniciamos una subida de 13,6 km para salvar 850 m que antes habíamos bajado. Subida muy dura, pero por una senda de unos dos metros de anchura. Espectacular el barranco.

Al día siguiente ibamos a dar la "Vuelta al Macizo de Ándara", unos 20 kilómetros, sin otra dificultad que alguna fuerte cuesta, pero por unos hayedos preciosos. A comer a Sotres y por la tarde de vuelta a Tresviso.

Agradable charla con una lugareña muy mayor, que nos informa de que esa mañana a debido de pasar algo, pues había oido un helicóptero cerca del valle. Luego el guía nos contará que 'esa mañana, a la una, una mujer se había matado haciendo el mismo recorrido que nosotros ayer'.

Así se nos quedó a nosotros el cuerpo.

29 abril 2009

NO A LOS CORREOS BASURA

Hola a todos. Hace mucho que no me ponía a escribir alguna cosa en este cuaderno, no ha sido por falta de ganas. La cuestión ha sido que casi todo lo que me apetecía escribir pasaba por la defensa del laicismo y defensa de mis ideales, pero más como defensa de los ataques contínuos a los que se ve sometido el que no pasa por el anillo eclesiástico. Dejaré reposar mis impulsos.

NO VOY A LEER NINGÚN CORREO QUE SEA DE CHISTES, FOTOS, O SIMILARES (CORREOS BASURA).

Todos los días recibo unos diez correos nuevos, de los cuales unos son de propaganda, otros fotos, otros chistes, alguno es un aviso de robos o virus, y sólo uno de cada cien puede que sea un escrito personal. Ante tal cúmulo de tonterías y dado que el tiempo del que disponemos (o del que dispongo yo) es finito, he optado y desde aquí aviso, que todo ese tipo de correos los borraré directamente y en el caso de que los abra y no sean nada personal, los borraré sin hacer caso alguno de lo que dicen.

Que especial empeño tiene la mayoría de la gente de usar un destornillador (o correo electrónico) para abrir latas de pintura (enviar correos 'basura') y no hacer uso del mismo para atornillar o desatornillar tornillos (escribir cosas personales, como si fuera una carta). Ya que la ciancia nos pone al alcance de la mano un instrumento tan interesante, hagamos un buen uso de él, lo contrario es como si sólo utilizaramos internet para entrar en páginas pornos.

09 enero 2009

¡DIOS NO EXISTE!

De la misma manera que la iglesia católica no aceptaba los términos en que se expresaba Galileo, o igual que ahora no aceptan que la unión de dos personas del mismo sexo se la llame 'matrimonio', la palabra 'existir' deberían aceptarla tal y como dice la Real Academia Española de la Lengua: "Dicho de una cosa: ser real y verdadera", Tener vida", "Haber, estar o hallarse".

Existe un átomo, una mariposa, un río, una ciudad, un país, un continente, un planeta o una constelación. Existimos las personas. Pero dios no existe. Se pongan como se pongan, aunque cierren los ojos y los oidos. Podrá existir como concepto o idea. Pero eso es fe.

Y tener fe en algo no quiere decir que exista realmente. Es fe y nada más. Pero mentir está muy feo. Y aún peor es engañar con mentiras. Claro que si algo carazteriza a las iglesias es el engaño y la falta de verdad. Por eso se inventaron lo de los 'dogmas de fe'.